21 febrero 2013

Enfermedades infecciosas caninas: MOQUILLO



Moquillo

Es una enfermedad vírica (invasión de un virus en el organismo) que afecta al perro, sobretodo entre los 3 y los 9 meses de vida, aunque también puede darse en animales de edad más avanzada, especialmente si no se han vacunado.


El Virus
Se transmite por vía inhalatoria, pero igualmente se puede transmitir mediante objetos contaminados (ropa, calzado, etc). El virus entra en el animal a través del aire y hay que tener en cuenta que la comunicación olfativa en perros es muy importante. Una vez inhalado, el virus llega por vía sanguínea al resto del organismo.

La enfermedad se desarrolla entre 20 y 25 días después de la infección, aunque puede manifestarse entre los días sexto y noveno. No es hasta la segunda semana cuando el virus está presente en todo el animal y empieza a eliminarse por las secreciones corporales.



Síntomas
El moquillo provoca síntomas muy variados. Tanto en las formas agudas como subagudas de la enfermedad, se observa inflamación del tracto respiratorio y gastrointestinal (diarrea amarillenta y vómitos aislados), fiebre, depresión, tristeza, falta de apetito, secreción ocular y nasal verde o blanca opaca, síntomas cutáneos, e incluso síntomas nerviosos (convulsiones, tics, descoordinación, crisis de masticación, marcha en círculos) en perros que superan la fase respiratoria.


Prevención
La única forma comprobada de prevenir el moquillo consiste en vacunar al cachorro contra la enfermedad. La mortalidad es elevada. Esta vacuna, sin embargo, no es 100% efectiva. Ocasionalmente, cachorros vacunados pueden enfermar. Esto puede ocurrir cuando la inmunidad que ofrece la leche materna evita que la vacuna haga efecto y deja a los cachorros sin protección. Por eso, es muy importante que sea el veterinario quien decida cuándo se debe aplicar la vacuna y qué tipo de vacuna se debe utilizar (consultar: Programa de Vacunación de Perros).  

Mientras el perro no esté vacunado, se debe tener mucho cuidado de que no se exponga a ambientes nocivos. Esto puede resultar  difícil, puesto que el virus del moquillo se transmite por el aire.


Tratamiento
Por otro lado, no existe un tratamiento que permita eliminar el virus cuando la enfermedad se ha presentado. El único tratamiento que se puede dar actualmente a perros infectados de moquillo consiste en mitigar los síntomas, evitar la deshidratación y prevenir infecciones secundarias. Llegado el caso, el veterinario podría recomendar la eutanasia para evitarle mayor sufrimiento al perro.


 
Medidas que se deben seguir en caso de tener un animal con moquillo:
  •  Desinfección de las áreas donde haya estado el animal afectado.
  • Aislamiento del paciente para evitar el contagio de otros perros en el caso de que los haya.
  • Seguir estrictamente las medidas terapéuticas ordenadas por el veterinario.
  • Mantener al perro en una habitación templada y bien ventilada.
  • Mantener los ojos y el hocico del perro limpios.
  • Limpiar vómitos y diarreas, así como al animal.
  • Realizar un examen veterinario al resto de animales del hogar.      

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Visítalo! » Blog Literario

¡Recomiéndame!
Si quieres recibir todas las novedades directamente en tu e-mail, subscríbete:

RECOMIENDO ♥

¡ADOPTA!

¡ADOPTA!

¡Síguenos en Google+!

¡Colabora con Mika!

Enlaza mi blog

Para enlazarme solamente tendrás que copiar el texto y agregarlo en tu blog como un nuevo gadget HTML/Javascript. Gracias :)

La Gata Sabionda

Cartelitos