23 abril 2013

La Gata Embarazada

Después de haber sido cubierta por el macho, y si no existe ninguna patología que lo impida, la gata desarrolla el período denominado "gestación", que tiene una duración de entre 60 y 65 días.

Este período se inicia después de 24-36 horas tras la cópula, es entonces cuando un espermatozoide fecundará el óvulo. A diferencia de las perras, en gatas de vida libre que pueden ser fecundadas por varios gatos, cada gatito puede ser de un padre diferente.

Tras la fecundación, los óvulos fecundados permanecen flotando en el útero y se van distribuyendo equitativamente; en esta etapa se alimentan de las reservas celulares del óvulo y, posteriormente, de una sustancia llamada "leche uterina" que secretan las paredes del útero.



En estos días se van multiplicando las células del óvulo fecundado, que poco a poco irán formando unas extensiones que se adhieren a la pared del útero para formar la placenta. Se localiza alrededor del feto y a través de ella se produce el contacto entre el útero y el feto, lo que posibilita el paso de anticuerpos y de sustancias nutritivas de la madre a él.
A las tres semanas ya es posible que el veterinario diagnostique la gestación por palpación abdominal.

Entre las tres y cuatro semanas de gestación, se empieza a notar desarrollo en las glándulas mamarias de la gata, donde se aprecia sobre todo una coloración rosácea en los pezones. Por este tiempo, empieza a caerse el pelo de vientre.

A las cinco semanas, los futuros cachorros miden entre 4 y 6 centímetros. Una semana más tarde, se pueden empezar a auscultar los latidos cardíacos fetales, y se pueden realizar diagnósticos por ultrasonido y radiología, aunque esta última técnica es recomendable en la última semana de gestación, no antes.

Después de 60 a 65 días se producirá el parto. Aunque en ocasiones puede prologarse hasta el los 70-72 días.

La etapa fetal se reconoce con base en la aparición de las características de la especie (alrededor de las cuatro semanas). En ese momento, es reconocible un ligero aumento del tamaño de las mamas de la futura madre. En la quinta semana se observa que los dedos de los fetos tienen garras, los ojos y pabellones auriculares están presentes y cerrados. A las seis semanas lo fetos medirán de 6 a 7 cm. A las siete se advierte la presencia de pelo corporal, fino e incoloro, y a la octava semana se identifica el pelo corporal completo con su patrón de color. En este momento los fetos casi han alcanzado la longitud que tendrán al nacimiento.

Durante los días previos al parto se recomienda hacer una radiografía para verificar el estado, tamaño, número y posición de los fetos y la posibilidad de alguna dificultad en el parto.
En la última semana, las glándulas mamarias pasan a ser funcionales, preparándose para el amamantamiento de los cachorros. La hembra embarazada debe alimentarse con una dieta bien balanceada a base de alimentos comerciales secos y enlatados. Por lo general, los requerimientos calóricos durante el embarazo aumentan entre el 25-50%. Durante la lactancia las gatas suelen consumir el doble de alimento. Es conveniente vacunar a las gatas antes del apareamiento, así como desparasitarlas.
 Puedes saber si tu gata está embarazada en esta entrada: "Cómo saber si una gata está embarazada"

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Visítalo! » Blog Literario

¡Recomiéndame!
Si quieres recibir todas las novedades directamente en tu e-mail, subscríbete:

RECOMIENDO ♥

¡ADOPTA!

¡ADOPTA!

¡Síguenos en Google+!

¡Colabora con Mika!

Enlaza mi blog

Para enlazarme solamente tendrás que copiar el texto y agregarlo en tu blog como un nuevo gadget HTML/Javascript. Gracias :)

La Gata Sabionda

Cartelitos