09 mayo 2013

Enfermedades infecciosas felinas: Leucemia Felina



Leucemia Felina (FeL)

Es una enfermedad vírica muy extendida entre los gatos. En animales infectados origina una grave depresión del sistema inmunitario. El retraso en el crecimiento y el cáncer son dos de las muchas alteraciones que causa este virus. Es incurable y provoca la muerte del gato.

El Virus
Cualquier gato puede ser infectado, aunque el riesgo varía mucho según la edad, hábitos, estado de salud general y el entorno donde vive el animal. No infecta a otros animales domésticos ni a personas.



Puede transmitirse por acicalamiento mutuo (incluido el de la madre a los gatitos) o por heridas causadas por mordeduras. El virus está presente en líquidos corporales, sobre todo en la saliva, la orina y las heces. No sobrevive fuera del gato, por lo que es necesario un estrecho contacto entre el animal infectado y el gato sano para su transmisión. También puede transmitirse por la madre durante la gestación y, después de nacer, por la leche.

Una vez que el animal se ha infectado, el virus se multiplica en la sangre. Durante esta fase, el gato puede vencer la infección y acabar con el virus, incluso sin mostrar síntomas. En algunos gatos el sistema inmunitario no puede terminar con el virus y éstos quedan infectados durante el resto de su vida: enferman y mueren meses o años después de sufrir la infección inicial.


Síntomas
La infección puede provocar la aparición de un gran número de enfermedades y alteraciones crónicas. Las más frecuentes son fiebre y letargo, pérdida de apetito, adelgazamiento paulatino, deterioro del pelaje, inflamación de ganglios linfáticos, recuperación lenta de enfermedades corrientes, anemia, infecciones de piel o vías respiratorias altas, signos gastrointestinales

El cáncer afecta sobre el 15% de los gatos infectados y puede ser de los siguientes tipos:
  • Leucemia.
  • Linfosarcoma de uno o varios órganos, como ganglios linfáticos, timo, riñones, intestino, hígado, ojos o nariz.

Tratamiento
No existe ningún medicamento que pueda eliminar el virus o curar las enfermedades que provoca, únicamente se aplica un tratamiento de apoyo. Es posible que el gato mantenga una calidad de vida aceptable durante muchos meses o años.


A menudo se precisan ciclos largos de antibioterapia para acabar con las infecciones oportunistas.
Hay que evitar cualquier fuente de estrés como la que sufre el gato cuando hay cambios en su rutina o en su residencia habitual. También es preciso evitar el contacto con fuentes de enfermedades como gatos sin vacunar y no permitir que salgan al exterior.

Se deben vigilar y detectar los problemas de salud, incluso si son leves, para tratarlos con rapidez.
 La quimioterapia ha demostrado cierto éxito en el control de algunos tumores, pero durante un tiempo limitado.
 Los gatos infectados o sospechosos de estarlo no deben criar ni estar en contacto con otros gatos.  

Prevención
La vacunación puede evitar la infección y, en consecuencia, la enfermedad, aunque hay que tener en cuenta que no servirá de nada si el gato está infectado. Así pues, es importante comprobar que el animal no está infectado antes de vacunarlo.



0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Visítalo! » Blog Literario

¡Recomiéndame!
Si quieres recibir todas las novedades directamente en tu e-mail, subscríbete:

RECOMIENDO ♥

¡ADOPTA!

¡ADOPTA!

¡Síguenos en Google+!

¡Colabora con Mika!

Enlaza mi blog

Para enlazarme solamente tendrás que copiar el texto y agregarlo en tu blog como un nuevo gadget HTML/Javascript. Gracias :)

La Gata Sabionda

Cartelitos